ConMosca.com.ar

 
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Magazine Digital Mosquero

Ya esta publicado el nro 43 del Magazine Digital Mosquero. Para descargarlo, vea la seccion Links o haga click aqui

 

Dorados

Toda la info de la pesca del Dorado

 

Truchas

Todo sobre la pesca de truchas

 

Tarariras

Todo sobre la pesca de tarariras

 

Otras Pescas

Otras especies para pescar con mosca
Reportaje a José L. López Reale (el Potro) Imprimir
Personas y Reportajes
Escrito por Enrique de Goycoechea   
Lunes, 09 de Noviembre de 2009 11:08


Para el que no conocio al Potro, republicamos la nota que le hicimos el año pasado como homenaje. Gracias por todo amigo!!!

Estuvimos conversando con José L. Reale (Potro): Aunque Cordobés, vive en Cipoletti hace más de 30 años. No sólo es un gran mosquero, además es un referente argentino en la lucha por la conservación de los ambientes y la defensa del patrimonio natural argentino. Pescador de gran experiencia en "casi" todos los ámbitos de la vida...vale la pena saber que piensa o que tiene que decir. Por esto le hicimos algunas preguntas que queremos compartir con los lectores de ConMosca. Hombre apasionado...pero también realista.

 


CM: ¿Que tendría que decir hoy “Amadeo Peñaloza” con respecto al futuro de los recursos naturales del Estado Argentino?

-JLR: Lo primero que diría: qué memoria, acordarse de mi!!
Luego, lo que muchos sabemos y/o suponemos respecto a los mismos. Los estamos despedazando.
La falta de legislación adecuada (llegando en muchos casos a ser arcaica); la falta de cultura de todo un pueblo respecto a los mismos; la carencia de educación,  información y acceso a ambas cosas; la desidia de nuestros gobernantes de turno (los de ahora y los de antes) por un lado, pero al mismo tiempo el inmenso conflicto de intereses existente por los mismos; y cada uno que le ponga lo que desee de agregado, me llevan a darme cuenta que los estamos despedazando.
Los ríos, sus habitantes los peces y otros organismos, las costas, el hábitat ribereño y rivereño, y todo lo demás que involucra a esa biodiversidad no está exento de nada de lo anterior.

 CM: ¿Ante la evidente falta de compromiso de los pescadores y algunas instituciones, como te convencés de no tirar todo por la borda y seguir adelante?

-JLR: Eso es algo muy personal que tiene toda persona dentro de si mismo. En mi caso tiene que ver –quizás- con mi ancestro vascuence y todo el tesón que esa etnia posee. Sin embargo, también puede atribuírse a mi nacimiento y crianza a orillas de un río. Si a ello se le suma que tengo grandes amigos  que son de la misma manera y a que me encanta conocer cada vez más sobre todo esto, el cóctel es interesante.
Hace poco leí una frase que concuerda con mucho de lo que siento: “El que nunca abandona, siempre llega.”

 

 

 CM:¿Sentiste en alguna ocasión que a través de la pesca con mosca canalizabas ciertas ansiedades o frustraciones ajenas a la actividad?

-JLR: Debo aclarar que la pesca con mosca no es para mi un fin en si mismo, es una hermosa manera de acercarme a los recursos naturales que tanto me interesa preservar. Por ende, es lógico suponer que en alguna medida he canalizado pasiones y tenido frustraciones, pero también satisfacciones. Por suerte más de estas últimas.
Cada vez que aclaro este punto, alguien que no me conoce lo suficiente se da cuenta por qué muchas veces no me preocupo en pescar cuando vamos con intenciones de hacerlo. No me interesa la pesca sino de una manera que me permita ver, aprender y aprehender todo lo otro. Lo que hace que los peces existan. Sin ello los pescadores no lo son.

CM: ¿Es realmente tangible la posibilidad de revertir la situación actual: “cada vez menos truchas, cada vez menos accesos”, o sólo es la utopía de algunos pocos románticos y nostálgicos.

JLR: No. No es posible revertirlo a situaciones históricas.
La única posibilidad es mejorarlo. Pero para ello debe existir una voluntad muy acentuada de las partes interesadas. Pescadores, funcionarios y propietarios ribereños.
A veces pienso que los pescadores no se dan cuenta que si no hay peces para pescar, su actividad recreativa se acaba. Y aún no acabando, si hay menos, menos se lleva a cabo. En ese contexto, es incomprensible que cada vez haya menos colaboración en las asociaciones y fundaciones que tienen como objetivos la preservación de nuestro recurso ictícola.
En esto juega un papel importante la tecnología informática, pero desgraciadamente en contra. Hoy, cualquiera que tenga acceso a Internet puede informarse sobre un sinnúmero de cosas respecto a lo que desee. Luego, mediante sencillos correos electrónicos o participaciones en foros, piensan que es posible modificar algo. Y no es así. Quienes toman decisiones le restan importancia a este extraordinario método comunicacional (es lógico) y ahí es donde juegan un papel importante las instituciones. Y creo que está bien, que así debe ser. Dar pelea por lo que realmente nos interesa no es para “cómodos”. Esa tecnología que menciono puede ayudar, pero no es el fin del camino. Ni siquiera es el camino correcto ya que se carece de esa institucionalidad necesaria.
Es interesante participar por que del intercambio de opiniones nos nutrimos todos, pero nada más. El resto se hace frente a frente con los que tienen el poder de decidir.
Esto es válido también para el tema “accesos”. Diría que de manera especial. En esas participaciones por la red me ha tocado leer cada cosa! Veo a algunos que se “manijean” con esto y llegan a escribir cualquier barbaridad, que puesto en lectura de un novato es algo explosivo.
El tema “accesos” hay que ponerlo en la perspectiva correcta.
Para acceder a algo del dominio público debe hacerse por otro lugar de dominio público.
El Código Civil es bien claro, todo lo demás es folklore que se gesta de boca en boca y parte de premisas equivocadas.
El Sr. Estado es quien debe solucionar el tema.

Mientras ello no ocurra (yo no creo poder verlo), la mejor manera de pasar por los campos para llegar a los ríos es acordar con los propietarios de esos campos la forma de hacerlo. Pero si ellos no quieren, no se puede.
Leerlo así le resultará antipático a más de uno, pero es la realidad.
Para cambiar esto, hay que cambiar el Código Civil. Hay legisladores para eso?? Son capaces de velar por el “interés general”??
Por lo que sí debe pelearse es por el cierre de los accesos existentes. Eso sí es preocupante ya que en este conflicto de intereses, el que lucra no hace gala de la solidaridad necesaria para compartir el río. Es su negocio y lo maneja como le plazca.
Sin embargo, siempre tengo esperanza que si hay respeto y hombría de bien deberíamos ser capaces de convivir armónicamente.
No es fácil, pero tampoco es imposible.

 CM: La pesca con mosca: ¿sólo es un deporte apasionante o en ocasiones puede ser reflejo de una forma de vida?

-JLR: No creo que haya una actividad que sea el reflejo de una forma de vida de nadie.
Sin embargo puedo aceptar que, algunas actividades deportivas, colaboren en la formación genérica de un individuo y se constituya en algo distintivo de su forma de actuar en la vida. El rugby por ejemplo.

 

 

CM: ¿Tenés un lugar en el mundo? De tenerlo: ¿por que lo elegiste?

-JLR: No, no lo tengo. Algunos lugares me gustan más que otros, pero no tengo uno que me atraiga de manera excluyente.
Me encanta la Pcia de Córdoba por la forma en que te tratan cotidianamente, algo que contrasta de manera notable con el lugar donde vivo que es la Patagonia. Motivo por el cual estoy pensando en irme de la misma.
Me gusta mucho Navarra en España, muchísimo diría. Quizás tenga que ver con mi genética.

CM: ¿Recordás tu mejor día en el río?

-JLR: Si hablamos de pesca, mi mejor día fue en un lago. Traful concretamente, en la desembocadura del Aº Catarata (no Cataratas).
4 de diciembre de 1994. Entre las 15:30 y 17:00 hs. obtuve nueve peces seguidos en once lanzamientos.
Muchísimo viento del oeste, dos lances para ubicar el lugar dónde lanzar y que derivara por el cauce ingresante hacia el veril. A partir de ahí, dos arco iris, una fontinalis, cuatro salmones (64/68/71/74 cms, macho/hembra alternados) y dos arico iris más.
Dejé de pescar, pero siempre me quedó el interrogante: hubiera tenido más piques si seguía?

CM:  ¿Cómo definís al compañero de pesca ideal?

-JLR: Que sea amigo, pero fundamentalmente compañero. Eso encierra todo.

 CM: En base a tu larga trayectoria y experiencia en cuánto al plano institucional: ¿cómo imaginás en “este momento” el futuro de las ONG dedicadas a la preservación del patrimonio natural argentino?

-JLR: Durísimo. Por lo apuntado en la respuesta de Amadeo Peñaloza.
La falta de compromiso es alarmante. Pienso que es producto de la mala educación que recibimos, y ante la triste realidad que observo todos los días en ese sentido, no creo que haya mejora alguna en el futuro.

 

 

 CM: Para terminar: ¿Que le aconsejarías a los mosqueros más jóvenes que tengan ganas de participar activamente en la conservación de los salmónidos argentinos?

-JLR: Que se acerquen a las asociaciones, que trabajen en esto de manera específica. Que se den cuenta que por más lindo que lancen una línea que tenga en su extremo la más hermosa de las matukas, si no hay peces no van a saber a quién revoleársela.
Que tomen conciencia que lo que no hace uno por si mismo no lo hace nadie. Dentro de ese concepto, si no participa corre el peligro que él y sus descendientes cada vez tengan menos salmónidos (y otros peces) para pescar.
Que le haga entender a todos que: O participan... o que vayan practicando badmington.

 

ConMosca.com.ar.

 

Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Última actualización el Miércoles, 28 de Julio de 2010 09:56
 

Acceso a Usuarios


ConMosca.com.ar