ConMosca.com.ar

 
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Magazine Digital Mosquero

Ya esta publicado el nro 43 del Magazine Digital Mosquero. Para descargarlo, vea la seccion Links o haga click aqui

 

Dorados

Toda la info de la pesca del Dorado

 

Truchas

Todo sobre la pesca de truchas

 

Tarariras

Todo sobre la pesca de tarariras

 

Otras Pescas

Otras especies para pescar con mosca
Río Dulce - Loreto y Sumamao Imprimir
Dorados
Escrito por Juanito   
Martes, 09 de Junio de 2009 08:06

box doradoNuevamente visitamos este paraíso de la pesca con mosca del dorado, paraíso que esperamos sepan valorar quienes tienen en sus manos el poder de erogar más o menos agua desde el Dique “Los Quiroga”, hace muy poco llegaron nuevamente noticias de que habían disminuido el caudal por debajo del mínimo ecológico… ya no encuentro palabras apropiadas para definir esta situación… esperamos que no vuelva a suceder nunca más.

 

Loreto.

 Salimos de Córdoba a las 6 de la mañana tomando la Ruta Nacional Nº 9 hasta Loreto, a donde arribamos a las 10:30am, pensábamos ir a Sumamao el primer día pero como ya estaba bien entrada la mañana preferimos dedicarle un día completo y cambiamos nuestro rumbo hacia “La Pirucha”, a este lugar se accede por la ruta que va al puente de Loreto y se desvía a la izquierda justo en el primer canal que cruza la ruta, se transita un camino de tierra hasta un desvío, aquí tomamos a la izquierda hasta la tranquera de “La Pirucha”, si en cambio se dobla a la derecha hay un puente que cruza el canal y se va a un lugar conocido como “El bosquecito”.

Nos encontramos con un río extremadamente bajo, el agua estaba clara y la fisionomía del río completamente cambiada respecto de unos meses atrás. El río posee fondo de arena y su caudal está regulado por el Dique “Los Quiroga” con lo cual las variaciones en la erogación provocan que el río esté en permanente cambio. Estos cambios del caudal provocan movimientos de los peces a lo largo del río, así como también modifican su comportamiento cuando dichos cambios son continuos, en general esto se traduce en una baja o más reducida actividad. También nos otorga el desafío de tener que redescubrir un lugar cada vez que lo visitamos, los pozos que un día nos dieron buenos resultados, poco tiempo después ya no están o se han movido.


El río bajo y el agua clara a priori puede parecer fácil de pescar, pero nada más alejado de la realidad. El día se presentaba nublado con unos 28ºC, no fue necesario utilizar waders, así que armamos nuestros equipos y comenzamos a intentar leer y comprender a este maravilloso río. Comencé utilizando una caña Redington CPX #8 con una línea Rio Bonefish WF8F, un leader de 7 ft y una mosca tipo Paraná Series en 2/0. Comencé con la práctica habitual de poner la mosca pegada a la costa, probando también los alrededores de cada palo, que suponía podría ser el escondite de algún dorado, pero sin resultados. Después de barrer una zona bastante amplia doy con el comienzo de un desnivel en el fondo del río que se recostaba contra una costa repleta de palos, lugar ideal para que hubiera algún dorado al acecho. Paso la mosca varias veces y nada. Decido entonces cambiar la línea por una DC Streamer Tip de 15ft para buscarlos un poco más abajo, y coloco una mosca más grande y oscura en 3/0 pero tampoco resultó. Confiado en que el lugar era propicio, supuse que algo estaba haciendo mal o los dorados podían estar algo asustadizos por la claridad del agua, me retiré a una isla, volví a colocar la línea de flote, con la cual es más fácil presentar bien la mosca, pero esta vez puse un leader Rio Saltwater de 10ft y seleccioné una mosca en 2/0 con la cola de suri. No me acerqué tanto buscando pasar más desapercibido y realicé el lanzamiento desde lejos, tratando de presentar la mosca suavemente y con el leader estirado, ni bien esta tocó el agua le imprimí tensión para que ya entrara armada y un dorado atravesando la superficie con su lomo como una flecha tomó la mosca, fue el primero, no era grande, pero después de buscar tanto, fue una gran satisfacción. Lo devolví rápidamente, pensé que la foto no valía la pena por su tamaño y volví a lanzar al mismo lugar y al segundo tiro otro dorado atacaba la mosca. Evidentemente estos dos dorados que pude cobrar en este lugar habrían visto pasar mis moscas en las oportunidades anteriores ignorándolas por completo lo que me hace pensar en una presión de pesca importante, gran cantidad de mosqueros visitan este río constantemente y supongo que estamos “educando” a sus habitantes volviéndolos cada vez más exigentes.


Continuamos recorriendo palo a palo la costa más propicia, hasta dar nuevamente con un pozón, esta vez la técnica utilizada anteriormente no me daba resultados, decidí cambiar de línea nuevamente para buscar profundizar un poco más. Extrañamente tuve un pique sobre el final de la deriva, cuando la mosca ya se encontraba casi en la superficie y lejos de los palos pero no pude concretarlo. Motivado por este ataque continué en mi tarea de tratar de engañarlo, tiro tras tiro sin resultado, barriendo todo el lugar, y cuando ya creí que no me tomaría, tengo otro pique que afortunadamente pude concretar, otro dorado de mediano a pequeño porte daba pelea, bastante dura por cierto, de hecho todos estos doradillos que pude cobrar me dieron trabajo arrimarlos. Esto nos sucedió varias veces a lo largo del día, lugares a los que les dedicamos tiempo y que uno supone que ya están “cascoteados” nos daban algún dorado cuando ya estaba pensando en cambiar de lugar.

Así, entre errores, pruebas y aciertos transcurrió el primer día en donde pude concretar 10 dorados y ver otros tantos ataques a mis moscas. Cabe aclarar que no vimos actividad de dorados cazando y muy poca de sábalos. Mientras degustábamos el asado en una noche inmejorable, compartiendo experiencias con mis compañeros de pesca, todos habían tenido piques utilizando distintas técnicas, ya sea utilizando líneas de flote como de hundimiento.


Sumamao.
Para llegar a esta localidad debemos pasar Loreto por la RNNº 9 y recorrer 11km hasta un cartel que indica su entrada, se accede por un camino de tierra de 10km hasta el pueblo, una vez que llegamos el camino se divide, nosotros seguimos derecho como yendo al Cementerio, el camino lo bordea y luego continúa hasta la costa del río.

Las condiciones del río eran similares, se mantenía bajo, con el agua clara, esta vez el cielo estaba despejado el sol nos acompañó durante todo el día y la temperatura ascendió un par de grados respecto del día anterior.


Las situaciones de pesca de la jornada anterior volvieron a repetirse, lugares ideales para que el dorado aceche no daban respuestas, como me dijo mi amigo Roberto Perez: “lo lindo de este río es que uno sabe que los dorados están ahí y tiene que descubrir cómo hacerlos tomar la mosca”. Esta vez busqué ser lo más sutil posible, coloqué la línea de flote, el leader de 10ft, y elegí una mosca que até buscando hacerla liviana y fácil de castear, como si la hubiera hecho a propósito para estas situaciones.  Cuando hice el primer cast y vi cómo se movía en el agua no tuve dudas de que tendría que andar bien.  Me ubiqué a no menos de 15 metros de la zona de pesca y busqué que la mosca se presente suave sin hacer mucho disturbio, el leader estirado y en actitud de pesca desde que toca el agua.  De esta manera busqué barrer las distintas zonas modificando las derivas, es decir, traccionando desde que cae, haciendo una corrección, en el siguiente tiro haciendo dos correcciones, es decir, prolongando las derivas para que la mosca profundice cada vez más. No puedo decir que una u otra forma me dio mejores resultados ya que tuve piques en todas, si bien muchas veces parecía que los dorados erraban el tarascón o mordían la cola de la mosca, otras veces los piques eran firmes pudiendo clavar y concretar la captura, también se daban piques lejos de los palos como sucedió el día anterior. Interpreto que los dorados siguen la mosca y al acelerarse para el levante del primer cast, esto hace de gatillo y provoca el ataque,  ahora bien.


¿Porqué la siguen sin atacarla? ¿Se estarán poniendo más difíciles y susceptibles  selectivos a ciertos comportamientos?

Afortunadamente la mosca cumplió ampliamente su cometido, la probé en negro/chartreuse, negro/rojo y negro/amarillo y en todas las variantes tuve piques.


Me atreví también a probar una mosca seca que diseñó Gerardo Martinetto para el Pirá Pita, esta  imita a un lagarto Ututu, se puede utilizar tanto en deriva como popeándola. Sinceramente no le tenía mucha fe en las condiciones en las que estaba el río, probé algunas derivas, y luego comencé a popearla, allí tuve un ataque terrible en la superficie pero le erró a la mosca, luego las condiciones del río me obligaron a cambiar y no seguí intentando, pero se abrió para mi otra posibilidad, esta mosca es mucho más fácil de castear que un popper y no dudo que en momentos de mayor actividad de los peces debe ser mortal.

 

Párrafo aparte para la última hora de luz, luego de estar todo el día caminando, con el sol azotándonos permanentemente, llega ese momento mágico en que el horizonte se sonroja y el río tiene una explosión de vida única y digna de ser admirada. Nos sacamos los anteojos polarizados para ver mejor, buscamos “ese” dorado. La escases de luz y el incremento en la actividad son factores que nos invitan a soñar. Llegando al lugar a donde habíamos dejado el auto, un grupo de “yoyeros” pasaba sin cesar sus aparejos sobre uno de los pocos pozones buenos que encontramos en esta parte del río. Cuando nos acercamos nos comentaron que había comenzado a moverse un dorado grande, lo habían visto cazar. Nos ubicamos todos cubriendo cada hueco entre los palos, pero no pasaba nada. Pensé en cambiar la mosca, esos minutos pasan muy rápido pero la que estaba usando ya estaba algo “mordida”, decidí entonces colocar otra. Fue decisivo, dos piques fallidos y dos dorados fueron el resultado de este último momento del día y el premio a la actitud de “perder” dos minutos de esta preciada hora para cambiar la mosca.
Conclusiones.
Las noticas recibidas semanas atrás me hablaban de un promedio de capturas bastante bajo, aunque con portes que superaban los 5kg, si bien no dimos con estos tamaños logramos capturar una cantidad más que interesante de dorados. Lograr tener pique fue trabajoso, pero no menos divertido y satisfactorio, el Río Dulce es un lugar fascinante que hay que descubrir en cada salida. Tener opciones en cuanto a leaders, líneas y moscas puede ser la clave entre hacer una buena pesca o no, hay que probar, insistir y descifrar cada palo, cada barranca, cada pozón, no es una pérdida de tiempo cambiar la línea o la mosca, muchas veces hace la diferencia.
Llama la atención, lamentablemente, la cantidad de basura que hay en la ribera del río, cada bajada, cada entrada, está tapizada de botellas, bolsas, etc. Cuidemos el ambiente, nadie va a pasar a limpiar el lugar. No olvide llevar bolsas de residuos y retirarlas.
Datos útiles.
En el pueblo hay una estación de servicios Shell y algunas proveedurías para abastecernos. El último pueblo que tiene estación de servicios YPF es Ojo de Agua, distante a 222km de Córdoba y a 130km de Loreto.
Permisos de pesca: para gestionar el permiso de pesca hay que comunicarse al (0385)154127589 con el Sr. Trombotto para combinar un encuentro ya que no hay una oficina a donde sacarlo.
Hotel: Nosotros paramos en el Hotel “Ruta 9”, para hacer reservas debe comunicarse al: (0385)154992932 el costo de la habitación para 3 personas es de $80. El hotel está ubicado sobre la ruta a 100 metros del acceso que nos lleva al río. Justo enfrente del hotel hay una parrilla a donde deben dirigirse para que les entreguen las llaves o hacer las gestiones ya que son los mismos dueños. El desayuno en la parrilla sale $5 por persona.
Equipos: El equipo #8 se impone notablemente, este nos permite lograr mayores distancias, utilizar moscas más grandes y nos ayuda a evitar que los dorados se metan en los palos una vez que los clavamos. En cuanto las líneas, considero que una línea de flote, una sinking Tip y un shooting cubren todas las posibilidades de pesca. En esta oportunidad utilizamos una Rio Bonefish como línea de flote, una Rio DC Streamer Tip de 15ft como Sinking Tip y llevamos un Shooting Rio Max II que no fue necesario utilizar. Los leaders que llevamos son el Rio Saltwater de 10ft y 22lb y el Rio Stripped Bass de 7ft y 20lbs. Las moscas fueron atadas en anzuelos 2/0 y 3/0 del tipo Paraná Series, Pejerreyes, Deceivers y este modelo liviano que les comenté en la nota.
Indumentaria: Pantalón largo liviano de secado rápido, yo utilicé un pantalón Ansilta Congo. Camisa manga larga también de secado rápido, guantes, pañuelo Buff, anteojos polarizados y gorra. El sol es muy fuerte y con la proliferación del dengue hay que estar bien protegido. Con los primeros fríos ya debemos utilizar waders.
Guías:
 Cesar Neme. http://www.riodulcefishing.blogspot.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Mario Santillan http://mariosantillan.wordpress.com/ (03876) 15473746  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Última actualización el Lunes, 11 de Enero de 2010 12:07
 

Acceso a Usuarios


ConMosca.com.ar